El aporte de la tecnología de imágenes en el apoyo a la detección del cáncer de cabeza y cuello

La tomografía por emisión de positrones (PET-CT) es una de los exámenes que apoyan el diagnóstico de esta patología oncológica.

El cáncer de cabeza y cuello es el sexto más común en el mundo siendo el quinto más frecuente en varones y décimo en mujeres. En Chile esta patología ha aumentado considerablemente en jóvenes y ha provocado más de 400 muertes anuales según cifras del Ministerio de Salud, por lo que su detección temprana es cada vez más importante y donde el Centro de imagenología San Lorenzo destaca con su aporte a través de su amplia tecnología de exámenes a través de imagen médica.

Una de las nuevas técnicas que destaca en el centro de Imagenología San Lorenzo, corresponde a la tomografía por emisión de positrones (PET-CT), que ayudan a detectar anomalías antes y después del diagnóstico de un cáncer en su primera etapa. Esta enfermedad oncológica se presenta generalmente como un grupo de neoplasias o tumores malignos, que pueden surgir desde la cavidad oral y faringe, lengua, boca, labios y mandíbula, garganta, glándulas salivales, amígdalas, tiroides, senos paranasales y esófago.

Según cifras entregadas por el MINSAL el 2016 hubo 550 mil diagnósticos de este tipo de cáncer al año y un preocupante aumento en los menores de 30 años, ya que, si antes era una enfermedad principalmente en pacientes de 60 años y provocada por el consumo excesivo de tabaco y alcohol, ahora se sumó del Virus del Papiloma (VPH) y la exposición al sol.

¿Cómo detectarlo?

Detectar un cáncer o una enfermedad de gravedad con anterioridad, aumenta considerablemente la sobrevida de los pacientes, permitiendo hasta un 80% de recuperación. Por ello, es importante saber cuáles son los síntomas y signos que nos puedan alertar de un posible tumor en las zonas antes mencionadas. Estás pueden ser:

  • Presencia de una masa o úlcera en la boca o garganta.
  • Ronquera o disfonía persistente.
  • Masas en el cuello.
  • Dolor o dificultad al tragar.
  • Sangrado persistente de nariz, boca o garganta y lesiones de la piel que sangran, crecen o no cicatrizan.

Cabe destacar, que uno mismo en la casa puede estar atento a ciertos signos que le pueden alertar y agendar una visita al médico: Mírese frente a un espejo y toque el cuello buscando masas o tumores; revise sus labios y cara interna de las mejillas, véase las encías, la lengua, paladar, amígdalas y garganta usando linterna o luz directa. Y por último revise su piel de cara, cuello, y cuero cabelludo..

El aporte de la imagen médica en el diagnóstico

Generalmente para detectar este tipo de cáncer el médico realizará una serie de exámenes para buscar indicios de cáncer oral, cabeza, cuello, rostro y boca. Si luego de estas pruebas hubiese algún indicio de riesgo, se le asignará otros tipos de exámenes con un especialista, donde podría incluir test completo de la cabeza y el cuello, Panendoscopia y algunos tipos de biopsias.

Sin embargo, aquí la imagenología juega un rol importante a la hora de ver la gravedad y extensión del tumor de cabeza y cuello con exámenes como, el PET-CT (tomografía por emisión de positrones) Resonancia magnética, Ecografía y Radiografía, todos a disposición en el Centro Diagnóstico San Lorenzo.

Si bien estos no se usan para diagnosticar cánceres de cavidad oral o de orofaringe, de igual forma se deben realizar por una gran cantidad de razones antes y después de haber sido detectado la enfermedad. Ya que se obtienen imágenes del interior del cuerpo, que pueden detectar ciertas anomalías como las que les dejamos a continuación:

  • Encontrar tumores de tamaños superiores a 8 milímetros.
  • Saber cuán lejos se propagó el cáncer. (metástasis)
  • Ayudar a determinar si el tratamiento ha sido eficaz.
  • Detectar posibles signos de cáncer que recurre después del tratamiento.

Factores de riesgo

Si bien el diagnóstico temprano eleva las posibilidades de sobrevida del paciente, lo ideal es prevenir evitando factores de riesgo, que se centran principalmente en consumo de tabaco, alcohol en excesos y al contagio del Virus del Papiloma Humano.

Los fumadores tendrán siempre un mayor riesgo de contraer esta enfermedad. Mientras, los que los hombres que consumen más de tres unidades y las mujeres más de dos unidades de alcohol diaria estarían en el grupo de peligro.

En el caso de los que posean Virus de Papiloma Humano (VPH), la incidencia del cáncer de garganta va en aumento debido a ciertos subtipos de este virus.

Prevención

Los factores de riesgo siempre estarán presentes, pero con una buena prevención las posibilidades de presentar este cáncer disminuyen de forma importante. Por ello, siempre se recomienda disminuir el consumo de cigarro, o no exponerse a humos de fumadores, moderar el consumo de alcohol y consumir dieta rica en frutas (2 raciones diarias) y verduras variadas (3 raciones diarias).

El cáncer de cabeza y cuello provoca la muerte de 400 a 500 chilenos al año, por ello, Centro Diagnostico San Lorenzo se encuentra a la vanguardia en la detección de este tipo de cánceres y otras enfermedades para mejorar la vida de los chilenos.

Reserva telefónica 72 297 7100